La historia de Destiny Vol. 5: La Colmena y los Gusanos

4

Buenas guardianes. Seguiremos adentrándonos en la historia de Destiny yendo más allá de lo que simplemente aprendemos en el juego. Esta vez toca saber un poco más de la Colmena así como sobre sus compañeros los Gusanos, ambas razas extraterrestres muy antiguas y adoradoras de la Oscuridad.

Los Gusanos

Los Gusanos rendían culto a la Oscuridad desde hace millones de años y ayudaron a transformar a la Protocolmena en la Colmena que todos conocemos hoy en día. Los principales gusanos eran cinco: Akka, Eir, Ur, Xol y Yul (a muchos os resultarán familiares por los cofres que hay repartidos en el Acorazado). Estos eran conocidos como los Gusanos Virtuosos y se transformaron en los dioses de la Colmena: Oryx y sus hermanas. Aparte de estos cinco gusanos existen algunos comunes como larvas que eran entregadas a distintos miembros de la Colmena. Los Gusanos vivían atrapados en lo más profundo de Fundamento custodiados por el campeón de la Luz conocido como Leviatán.

Con sus poderes los Gusanos causaron que otras razas colisionaran o cayeran en Fundamento (razón por la cual no todas eran nativas del planeta) con el fin de que pudiese llegar alguien que los liberara de su prisión. De esta forma llegó la Protocolmena, raza que no era nativa de este planeta a pesar de desconocerlo y llevar viviendo allí mucho tiempo. Posteriormente Oryx y sus tres hermanas (en esos momentos llamadas de forma distinta) se aventuraron en lo profundo de Fundamento con la esperanza de encontrar un poder que las ayudara a vivir más. Así fue como encontraron a los gusanos, realizando un pacto que consistiría en brindarles una larga vida a los miembros de la Colmena a cambio de sacarlos de allí y alimentar a los gusanos que llevarían en su interior. El único problema es que corrían el riesgo de que los gusanos los devoraran por dentro si llegase el momento en que no pudiesen alimentarse. Así es como comienza la relación entre ambas razas.

Colmena: estructura y jerarquía

La Colmena es una raza extraterrestre que ha vivido miles de años y proviene de un lugar muy lejano. El grimorio la define como una maldad antigua e infecciosa. Estos seres se caracterizan por un fanatismo hacia la Oscuridad y aversión total hacia la Luz de la cuál a su vez se alimentan. Está compuesta por tres reinos distintos, cada uno liderado por una de las tres hermanas: Oryx (Aurash, Auryx), Savathun (Sathona) y Xivu Arath (Xi Ro), cuyos nombres fueron cambiando a través del tiempo. Antiguamente gobernaban de forma conjunta pero luego decidieron separarse en razón del Gusano que debían alimentar, ya que juntas abarcarían menos y cada una necesitaba alimentar a sus dioses Gusanos con actos que caracterizaban a sus portadores. Oryx simbolizaba la curiosidad, Xivu Arath el poder y Savathun la astucia. Ya que sólo conocemos el Reino de Oryx, hablaremos solamente de cómo funciona este.

La Colmena funciona con niveles de jerarquía explicados por el mismo Oryx en sus Libros del Dolor. Misma jerarquía que usaría miles de años después para establecer un sistema de tributo que lograra alimentar mejor a su Gusano, pues se dio cuenta que cuantos más enemigos mataba, más hambre tenía este y, llegado cierto punto, ya no podría satisfacerlo. De esta manera cada nivel lograría un tributo distinto con el que alimentaría a sus superiores sucesivamente hasta llegar a Oryx usando lo que sobre en ellos mismos, con lo que cada uno podría aumentar sus poderes y nivel en la jerarquía en función de los actos que lograsen.

En lo más bajo encontramos a los lacayos, criaturas más simples que atacan agresivamente con sus garras. Luego encontramos a los acólitos, quienes dirigen lacayos, siendo en una especie de soldados de infantería de la Colmena. Por encima de estos están los caballeros y las magas. Los primeros son los más grandes defensores en el frente de batalla y las segundas, además de luchar, se dedican a realizar todo tipo de rituales y experimentos para la Colmena. En la categoría superior encontramos a los ogros, seres creados por la voluntad de la Colmena utilizando su brujería. Están para distintos fines como sacrificio, custodia o protección.

Quienes logran más tributos pueden convertirse en los Consagrados y Campeones de la Colmena, sus principales guerreros que a su vez, con el tributo suficiente, pueden lograr el honor de entrar y salir del Reino Ascendente o Inframundo, siendo también conocidos como Ascendientes.

Finalmente encontramos a los dioses de la Colmena conformados por sus más altos mandos: Oryx (y su progenie directa) y sus dos hermanas. Aunque estos a su vez reconocen un puesto más alto donde tenemos a los Gusanos Virtuosos, sus dioses, quienes rezaban directamente a la Oscuridad y hacían de intermediarios entre esta y la Colmena. Mucho tiempo después, Oryx mató al Dios Gusano Akka, logrando así poder comunicarse con las Profundidades y más poderes que sus hermanas.

Oryx es el ser más poderoso de la Colmena y, como su dios más importante, posee el poder más grande de todos, además de un conocimiento profundo de la Oscuridad y las formas de enfrentar la Luz utilizando el poder de las Profundidades. Así mismo, tiene el conocimiento para poseer a otros seres tomando sus vidas y controlándolas, habilidad que obtuvo tras matar a su Dios Gusano Akka y arrebatarle su conocimiento sobre las Profundidades. Su conocimiento sobre la Oscuridad le permite crear su Mundo Trono, el que puede utilizar para impedir su muerte en el mundo exterior, resguardando allí su alma cada vez que lo mataran fuera. De igual forma, gran parte de su poder lo manifiesta por su espada conocida como Quebrantadora de Voluntad. Haciendo uso de la Lógica de la Espada dominaba a su enemigo gracias a todas las vidas que esta ha tomado. Como explica Toland, las armas convencionales infligen daño sin tomar nada a cambio, sus proyectiles desaparecen sin dejar rastro. La espada en cambio es como un puente que une al que la empuña con su víctima, recuerda el daño que causa y permanece más hambrienta y afilada que antes. Esta es la Lógica de la Espada que vuelve a Oryx más poderoso que al resto. Oryx también es capaz de utilizar una arma con gran poder destructivo incorporada en su Acorazado, la que utilizó para acabar con el ejército de los insomnes. Esta fue construida por sus hijas y consiste en activar el poder de las Profundidades con su espada en el casco de su nav para expulsar su Mundo Trono desde dentro hacia fuera, extendiéndolo de golpe en la realidad y aplastando a sus enemigos con él.

Aparte de Oryx, en toda la Colmena destacan muchos nombres, tantos que no alcanzaríamos a hablar de quién es cada uno. Por ejemplo Crota; su hijo y mayor Dios de la Colmena, Malok; aspirante a Príncipe, Ir Yut; Cantora de la Muerte, Alak-hul; el Sable Oscuro considerado por Oryx como un hijo adoptivo con el objetivo de matarle, los Principes del Enjambre; aquellos que crearon la espada de Crota y la custodiaban hasta su regreso, conformados por sus Ojos, su Mano, su Corazón y su Voluntad, Ominigul; quien invoca a su ejército y anuncia su supremacía (un rol similar al que cumplían los guardianes de los santuarios de Oryx, tales como Sardok; Ojo de Oryx). Delante del Rey de los Poseídos caminan sus dos hijas: Ir Halak e Ir Anuk, y a su lado el Sacerdote de GuerraGolgoroth.

En cuanto a los ogros, es necesario explicar un poco más sobre estos. Son el resultado de la liberación de poder de un Dios de la Colmena al contrarrestarse su Voluntad con la fuerza, naciendo del dolor y llenos de odio hacia los causantes de su sufrimiento. Estos ogros pueden ser nonatos o bien renacidos, dependiendo de si han formado o no parte del ritual de invocación de la Colmena, ritual destinado a perfeccionarlos y darles sentido a la ira y dolor de estos. También existen los renunciados, aquellos destinados solamente a formar parte de sacrificios con el objetivo de venerar a dioses de planos más elevados. Estos sacrificios eran realizados por Urzok el Detestable, un Caballero que podría considerarse como el más importante de los miembros inferiores de la Colmena, dada la relevancia de su puesto.

En la Colmena también encontramos distintas sectas o facciones en base al grupo que conformaban y objetivos o misiones que tenían. Por ejemplo el Enjambre Oculto, línea exterior de defensa en la superficie de la Luna, distinguibles por un color rojizo. O bien la Progenie de Crota, aquellos miembros que le sirven y una vez nos desterraron de la Luna en la gran batalla que perdimos, distinguibles por su color amarillo. También encontramos la Sangre de Oryx, quienes le sirven, destacados por unos tonos púrpura oscuro entre otros. Finalmente también cabe señalar que las naves espaciales de la Colmena contienen componentes vivos. Como bien señala el grimorio, son una terrible amalgama de genética de depredador, bioenergética arcana y lo que debemos considerar Oscuridad encarnada.

Historia de la Colmena

La historia comienza en Fundamento, en el que habitaban 511 especies, orbitado por 52 lunas. Allí vivían tres hermanas: Aurash, Sathona y Xi Ro, hijas del Rey Osmio de la Protocolmena. Taox, madre estéril y profesora de los niños de la Corte del Rey Osmio, confabuló con enemigos para hacerse con el poder, matando al Rey. Las tres hermanas huyeron jurando venganza, llevándose consigo un gusano blanco muerto que su padre tenía. Los miembros de la Protocolmena vivían por lo general diez años, y junto a esta corta esperanza de vida, se encontraban los muchos peligros de Fundamento, desde criaturas letales hasta el hostil clima del lugar. Guiados por el gusano, el cual se llamaba Yul, las hermanas se sumergieron en lo profundo del planeta para buscar algo que extendiera su vida y les permitirá vengarse, así como salvarse de un peligro que su padre había detectado: una gigantesca ola producto de la alineación de las lunas que acabaría con todos. Tras encontrarse con el Leviatán en su viaje a las profundidades (quién intentó impedir que siguieran bajando), finalmente encontraron a Eir, Xol, Aur y Akka, los Gusanos Virtuosos encerrados por el Leviatán. Estos les ofrecieron ampliar sus vidas a cambio de sacarlos de allí y alimentarse de ellos. Aurash siempre exploraba y preguntaba, Xi Ro ponía a prueba su fuerza y Sathona nunca abandonaba su astucia, de lo contrario, serían devoradas por los gusanos. Cuanto más comieran, más hambre tendrían, debiendo ser alimentados cada vez con más y más tributos. Una vez aceptaron los gusanos en sus cuerpos, las tres hermanas obtuvieron nombres de adultas: Aurash pasa a llamarse Auryx; el rey morfo, Sathona pasa a llamarse Savathun; la madre morfa, y Xi Ro pasa a llamarse Xivu Arath; el caballero morfo. Estas llenan su nave con las larvas y las reparten con la Protocolmena.

Posteriormente las hermanas dedujeron que la gran ola que acabaría con todos sería ocasionada por un extraño ser, confundido con una Luna que orbitaba Fundamento: el Viajero. A través de los años se desarrollan muchas batallas entre la Protocolmena y Taox, estando en contra de los Amonitas, raza con tecnología para realizar viajes interestelares que una vez derrotada brindaría a la Colmena la capacidad para abandonar Fundamento y viajar por el universo. Durante estos combates Auryx descubrió cómo evitar la muerte en el Reino Ascendente, acabarían con el Leviatán y los Amonitas, y Taox y el Viajero terminarían huyendo de Fundamento ante la derrota de sus aliados. Tras años viajando de estrella en estrella, acabaron con cientos de especies distintas, entre las que destacan los qugus, los habitantes del Ecúmene y los tais del sistema de Taishibeth. Durante ese tiempo, Auryx acabó con su Dios Gusano Akka y obtuvo el secreto de las Profundidades, el cual fijó en las Tablas de la Ruina coronándose como Oryx; el Rey de los Poseídos, con el poder de tomar otras vidas y hacerlas suyas. Temiendo ser devorado por los gusanos, Oryx fijó una nueva ley de tributo que consistiría en que todos rendirían tributo a sus superiores hasta llegar a Oryx. De esta forma él no necesitaría estar siempre acabando con otros para alimentar a su Gusano ni aumentaría su apetito. Este sistema también lo adoptarían sus hermanas con sus propios mundos independientes.

Posteriormente quiso tener descendencia, por lo que tuvo a Crota al cual le enseñó sobre el Viajero y su misión de acabar con él. También creó a sus dos hijas al cortar una larva en dos con su espada, la cuál no murió, naciendo Ir Halak e Ir Hanuk a partir de cada mitad y creciendo hasta convertirse en poderosas magas. Un día mientras sus hermanas practicaban como esconder sus muertes y abrir portales, Crota también decidió hacerlo y, motivado por un engaño de Savathun, causó con su espada una herida en el aire que creó un portal por el cual llegaron los vex a nuestra dimensión. De este portal también surgió Quria Transformada de Hoja, una mente que los lideraba y que dedujo rápidamente la lógica de la espada, concluyendo que matándolos sería más poderosa. Acababó con diez mil lacayos y dos mil acólitos. La batalla duró cien años, Quria experimentó con gusanos adoptando tácticas religiosas, ordenando a todos los vex a hacer lo mismo, deseando convertirse en una diosa para la Colmena. Oryx volvió enfadado por lo que sucedía, expulsando a los vex de sus territorios y castigando a Crota por lo que hizo. Lo lanzó al portal a través del cual batalló durante siglos hasta volver, forjando su nombre como una leyenda. Mientras tanto, Oryx construyó su Acorazado como una manera de proteger su Mundo Trono de sus hermanas que conspiraban en su contra. Luego Quria volvería a luchar contra Oryx en una trampa que le tendió, pero acabaría perdiendo la batalla porqué no simuló bien a su oponente y no predijo los distintos escenarios del combate. Sin embargo, antes de ser derrotada logró obtener una gran cantidad de datos sobre Oryx y sus orígenes, los cuales transmitió a todos los vex.

Más adelante las tres hermanas tuvieron en su objetivo el Mástil del Don para alimentarse de él, dejado por el Viajero en el sistema de Armonía así como el Aguijón de Armonía. El problema era que el lugar estaba habitado por los ahamkara. Cada hermana luchó con ellos por más de cien años pero no lograron vencerlos. Finalmente Oryx les ayudó a obtener la victoria obligando a los ahamkara a huir de allí. Tras acabar la guerra las hermanas decidieron alejarse de Oryx, pues este las limitaba al abarcar demasiado, y Savathun entró en el agujero negro de Armonía y Xivu Arath se marchó en la Oscuridad. Oryx pasó mucho tiempo pensativo, meditaba sobre matar a sus hermanas cuando las volviese a encontrar o bien sobre averiguar el origen de la Oscuridad y el Viajero, el cual aún no conocía.

Finalmente la Colmena localizaría al Viajero en la Tierra, refugiándose en la Luna terrestre. Crota llegó a la Tierra con la intención de acabar con el Viajero en nombre de la Oscuridad. La Ciudad se enteró de la presencia de la Colmena en la Luna gracias a una exploración realizada por el famoso guardián Razzir Azyl. La Ciudad se preocupó al encontrar un sembrador de la Colmena en la Tierra, asunto que motivó a miles de guardianes a dirigirse a la Luna para acabar con ellos definitivamente, siendo esta la más grande derrota de la Vanguardia hasta el momento. Crota avanzó sobre Mare Imbrium con miles de caballeros, matando uno a uno a los guardianes con su espada. Posteriormente, una escuadra secreta intentaría vengar a todos sus compañeros muertos en la batalla, infiltrándose en la Colmena, pero acabarían siendo capturados teniendo como única sobreviviente a su líder Eris Morn. Esta acabaría perdiendo a su Espectro así como gran parte de su cordura, influenciada por la Oscuridad durante el tiempo que estuvo allí. Crota desapareció al ser llamado por su padre Oryx y finalmente acabó encontrando su muerte gracias a ti, que impediste su resurgimiento en nuestro mundo y acabaste con él definitivamente en su Mundo Trono junto a tu escuadra. Esto enfureció a Oryx, quien llegó a nuestro sistema en su Acorazado con el fin de vengar a su hijo, vengar la enorme pérdida de su tributo y acabar con el Viajero y su Luz. Los Insomnes y el ejército del Arrecife intentaron detenerle pero fueron derrotados por la poderosa arma de su Acorazado, dando sus vidas por nosotros. Nuevamente ayudamos a terminar con esta gran amenaza, acabando con la Gran Guerra de la Colmena, infiltrándonos en el Acorazado con ayuda de Cayde-6, derrotando a Oryx y enviándolo a su Mundo Trono, lugar que posteriormente se convertiría en su tumba.

Hoy en día, aunque la amenaza de la Colmena parecería resuelta, aún existen muchos posibles peligros relacionados con esta. Algunos seres continúan reclamando el Trono de Oryx y la Colmena sigue presente en la Tierra y la Luna a pesar de la muerte de sus dioses, pues para ellos la muerte es algo relativo. Además, las hermanas de Oryx fueron capaces de regresar a la vida aún siendo asesinadas en sus Mundo Trono, por lo que no debemos bajar la guardia. También debemos resolver varias interrogantes, como por ejemplo si el guardián Toland podría representar o no un peligro para la Vanguardia y el Viajero si lograra hacerse con el poder que Oryx dejó abandonado y nadie tomó. O bien qué sucederá en un futuro con las hermanas de Oryx, Xivu Arath y Savathun, ¿vendrán a reclamar venganza? ¿Buscarán acabar con el Viajero? ¿Intentarán traer de regreso a Oryx? Siendo el universo un lugar tan enorme, quizás nunca volvamos a saber de ellas. Aunque ambas amenazas son temibles, deberíamos preocuparnos más por Savathun, pues en la guerra contra los Ahamkara ella luchó infiltrándose entre ellos, adoptando su forma y atacándoles desde adentro. No quisiera pensar qué sucedería si alguien que conocemos no resultara ser quién creíamos.

Ya tenemos suficientes problemas con lo que se nos avecina en septiembre pese a no poder evitar recordar el análisis de los restos encontrados en el Cosmódromo, junto a la nave de la Colmena en la Tierra, en los cuales puedes oír un murmullo siniestro señalando “ni un millón de muertes serán suficientes para el maestro Rahool”. Este es el nombre de nuestro querido, o quizás no tanto, criptarca. Esperemos que sólo sea una broma de mal gusto debido a que fue una zona en la que algunos guardianes conseguían engramas fácilmente. No debemos sospechar de todos nuestros cercanos, ahora más que nunca necesitamos estar unidos para enfrentar las nuevas amenazas. Esperemos que Rahool siga trabajando con nosotros como siempre, no es como si de pronto vaya a desaparecer y ser reemplazado por otro criptarca… Digo yo.

Y por supuesto, que la Luz te acompañe, guardián.

Leave a Reply

4 Comentarios en "La historia de Destiny Vol. 5: La Colmena y los Gusanos"

Notificarle
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | más votado
Snewe
Colaborador

Ojala Rahool se volviera en nuestra contra para vengarnos de todos los malos items que nos dio jejejeje

Reyak
Miembro

¿Savathun podría ser Eris Morn? Me gusta esa teoría, grandísimo relato, ahora entiendo bastante más de la colmena. Gracias!

PanchoLoco
Miembro

Tambien puede ser que sea el consul…

wpDiscuz