La historia de Destiny (Vol. 7): Los caídos

2

El verdadero nombre de los caídos es el de eliksni, y constituyen una de las principales razas extraterrestres enemigas de la humanidad. Podemos definirlos como piratas espaciales, carroñeros despiadados y brutales, de aspecto humanoide y con cuatro brazos, dependen del éter para sobrevivir. Antiguamente existía nobleza y grandeza en ellos, pero ahora no son más que vestigios de una época anterior.

Organización

Al igual que los enemigos vistos anteriormente los caídos se dividen en distintos grupos, pero no con motivos estratégicos o de organización, sino por cuestiones de rivalidad, objetivos o creencias. De esta forma, tenemos a la Casa de los Demonios, ubica en la Tierra y dedicada a saquear el Cosmódromo cerca de la Ciudad; en su época lideraron a las demás casas en la Batalla de la Grieta del Crepúsculo y se caracterizan por el tono rojo de sus ropas y armaduras.

La Casa de los Reyes, una de las más misteriosas por soler ocultarse públicamente, actúan con crueldad incluso con otros caídos y se caracteriza por el tono amarillo de sus armaduras. La Casa del Invierno, se encuentra en Venus, buscando tecnología de la Edad de Oro en el Sumidero de Ishtar, se caracterizan por un tono celeste turquesa en sus armaduras.

La Casa del Juicio, cuyo último miembro es Variks, dedicada a aconsejar a las demás Casas antes del Tornado cuando los eliksni eran una raza próspera. La Casa del Exilio ubicada en la Luna y compuesta por caídos los cuales se piensa han sido expulsados o marginados de otras Casas, no siguen a ningún kell ni arconte y se caracterizan por un tono verde en sus ropas y armaduras.

Antes también existían más Casas, como la Casa de los Lobos, la cual pasó al control de la Reina Mara Sov como su nueva kell, hasta que la mayoría le traicionó para irse con Skolas hasta que él y sus tropas fueron derrotados. O algunas que desaparecieron con el Tornado, como la Casa de la Lluvia y la Casa de la Cicatriz. También existen caídos que no pertenecen a una Casa en especial, como Taniks el Marcado, un eliksni que trabaja como cazarrecompensas, prestando sus servicios a cambio de un buen precio.

Jerarquías

Dentro de cada una de las casas, en el escalafón más bajo se encuentran las escorias, que sólo poseen dos brazos, pues su otro par les son amputados para simbolizar obediencia y humillación, con la opción de recuperarlos al ser ascendidos por mérito. Junto a ellos se encuentran los aguijones, robots que sirven para exploración y vigilancia equipados también con armas para luchar. El siguiente en la jerarquía es el vándalo, hábil tanto cuerpo a cuerpo como a distancia. Por encima encontramos a los capitanes, quienes comandan a los demás en el campo de batalla. El rango más alto de la jerarquía por encima de los capitanes comunes es el de los barones, capitanes a quienes sus kells les han encomendado misiones particulares.

No podemos olvidar a los simbiontes, el grupo particular de bioingenieros y científicos caídos de cada Casa dedicados a la invención y evolución de su especie; o los sacerdotes, quienes se encargan de los sirvientes y la actividad de éstos, y sobre todos estos al sacerdote arconte, encargado de formar una relación simbiótica con el sirviente primario, trasmitiéndoles las instrucciones de su kell. Luego encontramos al arcipreste, considerados como segundos al mando. Y por encima de todos se encuentra el kell, máxima autoridad en cada Casa.

En una jerarquía distinta a la de los eliksni encontramos a los sirvientes, seres artificiales que suministran a los caídos el éter necesario para vivir, además de servir de apoyo durante las batallas y como instrumentos tecnológicos de comunicación. Subdistinguimos algunos como los sirvientes pilotos, que se dedican exclusivamente al vuelo de sus naves, o a los suministradores de éter, encargados de las provisiones de éter para sus Casas. Y por encima de todos los sirvientes encontramos al sirviente primario, un autómata cuasireligioso foco de culto para los caídos, considerado por ellos como su dios y constituyendo la principal fuente de vida de la raza y de la actividad logística de estos.

Los caídos también utilizan distintas maquinarias, como los caminantes, plataformas bélicas móviles con varias patas, equipadas con distintos cañones y armas. Vehículos como las barracudas, similares a nuestros colibríes. Y naves como los esquifes, que transportan caídos y se encuentran equipadas con cañones, así como los queches, las más grandes de todas y comandadas por su respectivo kell.

Historia

Los eliksni eran una próspera raza que al igual que nosotros contaban con el Viajero (al que ellos llaman la Gran Máquina) para ayudarles a progresar y avanzar tecnológicamente como sociedad. Pero en cierto momento un suceso conocido como el Tornado acabó con toda esa prosperidad, tal como el Colapso una vez hizo con nosotros, siendo luego abandonados por el Viajero. Con el tiempo y en un ambiente repleto de Oscuridad, los eliksni se volvieron contra sí mismos, distanciándose entre ellos por toda la muerte y odio existente, por la rabia y el orgullo no pudieron mantenerse unidos y fueron cambiando a lo largo de los años.

Intentaron robarle a la Oscuridad buscando los conocimientos, capacidades o poderes para volver a resurgir como una gran raza, pero les fue imposible arrebartale otra cosa que no fuese más dolor. Eventualmente se convirtieron en piratas espaciales, moviéndose a través de la Oscuridad y siguiendo la Luz de la Gran Máquina que una vez los abandonó, hasta que la encontraron en la Tierra.

Llegada a la Tierra

Los caídos llegaron a nuestro planeta en sus gigantescos queches a comienzos del Colapso y se dedicaron continuamente a saquear nuestros mundos acabando con muchos de los pocos humanos que se ocultaban durante la Época Oscura. Según Skolas, su raza llegó en busca de esperanza pero fueron rechazados por la humanidad y privados de la Gran Máquina. La Casa de los Demonios fue la que se asentó en nuestro planeta por largos años, saqueando nuestras ruinas y acabando con los humanos que encontraban, sin embargo existían héroes que les enfrentaban incluso antes de la creación de la Ciudad y la Vanguardia, los Señores de Hierro, como se hacían llamar los Guardianes antes de la creación de la Ciudad y Vanguardia, dedicándose a proteger a las personas de esta clase de amenazas.

La lucha continuó luego de la fundación de la Ciudad y diversos Guardianes lograron acabar con los kell de los Demonios, como por ejemplo Rezyl Azzir, o bien San-14 que acabó con el Kell Solkis, justo antes de partir a mercurio en busca de Osiris. Y de igual forma, los kell acabaron con muchos guardianes, continuando así la constante guerra entre ambos bandos.

Guerra de los seis frentes

El conflicto constante entre caídos y la humanidad alcanzaría su climax en la Guerra de los Seis Frentes, batalla en la que todas las Casas de los caídos se unieron por primera vez desde hace mucho tiempo para enfrentarse a la humanidad. Fue entonces cuando se dio un fiero combate contra Demonios, Invierno y Reyes unidos, pero los Lobos, la más poderosa de todas las Casas, nunca llegó a la batalla. Liderados por su kell Virixas y con un ejército formado cientos de miles, quizás millones, habían partido desde el complejo Joviano rumbo a la Tierra para participar en la batalla contra la humanidad junto a las demás Casas, pero Mara Sov, reina de los insomnes, tomó la decisión de hacerles frentes sacrificando la seguridad de su gente al revelar la ubicación del Arrecife a los demás a cambio de la supervivencia de la Ciudad y del Viajero.

Los Lobos se habían reunido en Ceres para reagruparse cuando la Reina ordenó un ataque sorpresa que acabaría con la mitad de su gran ejército y con Kell de los Lobos, Virixas. Fue entonces cuando los Lobos restantes se dispersaron y comenzó una serie de batallas entre ambos bandos, conocidas como las Guerras del Arrecife. Mientras tanto en la Tierra, los guardianes lograron repeler el ataque y proteger a la ciudad, dándose entonces la conocida como Batalla de la Grieta del Crepúsculo, ataque de los guardianes como respuesta al ataque caído, que fue liderado por Lord Shaxx y cuya fue defensa liderada por Lord Saladino, de la cual salieron victoriosos y acabaron por expulsar los ejércitos de caídos de los alrededores de las murallas.

Guerras del Arrecife

Fuera de la Tierra ya habían comenzado las Guerras del Arrecife, las cuales durarían varios años. Luego de la dispersión tras el ataque de los insomnes en Ceres, las principales cabezas de los eliksni que se alzaron por el título de nuevo Kell fueron Irxis Baronesa de los Lobos, Parixas el Aullante y Skolas el Rabioso. De igual forma, en cierto momento un grupo de Lobos aceptó a Veliniks el Voraz como su nuevo kell, aunque no duraría mucho en su puesto pues fue capturado en un ataque del Arrecife durante estas guerras.

Los insomnes sufrieron bastantes derrotas, como la de Amatista o de Higea, también la Batalla de Eris, en la que los Colmillos Silenciosos liderados por Drevis, pieza clave en el ascenso de Skolas al poder, mantuvieron bajo presión a la Reina en duros combates; pero también lograron otras victorias, como la captura de la baronesa Drevis y el gran sirviente Kaliks-4. Durante estas guerras también encontramos el Enfrentamiento de Eos, una amarga y sangrienta batalla que supuso un gran coste para los insomes y que también acabó con la baronesa Irxis, la favorita de momento para el título de Kell de los Lobos, abriéndole el paso a Skolas para hacerse con el poder sin competencia.

Otra batalla conocida fue el Desplome de Fortuna, lugar en que los insomnes derrotaron a Beltrik el Velado, engañándole frente al escudo que construyó y utilizando un arma de gravedad para atacarle. Los lobos, que habían amasado la flota más grande desde la dispersión bajo el mando de Skolas, llevaron a cabo lo que se conocería como el Asedio de Palas, un asedio que se prolongó por años debido al riesgo de acabar con la gente de Palas si la reina atacaba con su flota.

El estancamiento en Palas acabó gracias a una escoria, Weksis el Manso, que llevó a decenas de seguidores a un ataque no autorizado a Palas, siendo capturados en el intento y diezmando sus fuerzas lo suficiente como para acabar con ellos sin un ataque a gran escala. Sería entonces cuando Variks, de la Casa del Juicio, decidiría abandonar a sus compañeros para jurar lealtad a la reina insome, ya que creía firmemente que para recuperar la gloria de su pueblo era necesario estar todos unidos, justo lo contrario a lo ocasionado por la dispersión, y pensando que tendrían un futuro mejor si los caídos juraban lealtad a la reina insomne como su nueva Kell.

El final de estas Guerras del Arrecife estaría determinado por un suceso clave conocido como el Levantamiento de Cibeles, un ataque planeado por Skolas y los Lobos que pretendía acabar de una vez con los insomnes en la fortaleza militar de Cibeles. Sin embargo, Skolas no contaría con que la Reina ya estaba enterada de sus movimientos gracias a información vital otorgada por Variks, tendiéndoles una trampa con sus principales hombres y armamento militar. En esta batalla tanto Skolas como las principales figuras de los caídos, tales como Skriviks y Kaliks-12, fueron finalmente derrotados y luego arrojados al Presidio de los Ancianos, una gran fortaleza prisión de los insomnes, significando así el fin de las Guerras del Arrecife.

Los Lobos restantes que aún se oponían, fueron vencidos por completo en un bombardeo masivo que traería aparejado como daño colateral la vida de varios Guardianes que se encontraban en el lugar, hecho que acabaría por distanciar definitivamente a la Ciudad del Arrecife. Entonces Variks de la Casa del Juicio nombró a la reina Mara Sov como la nueva Kell de los Lobos y exigió a todos los demás Lobos restantes que sirvieran a sus órdenes. De allí en adelante, los Lobos servirían a la Reina Mara Sov en el Arrecife.

Mucho después fuiste revivido en la Tierra por tu Espectro, y desde entonces has realizado grandes proezas, la primera de ellas relacionada con los caídos fue terminar con Draksis, Kell del Invierno, asaltando su propio queche y matándolo en su sala del trono; así como también terminaste con Sepiks, el sirviente primario de la Casa de los Demonios.

Lo mismo hiciste con varios sacerdotes arcontes y barones de los caídos. Durante todo ese tiempo Skolas estuvo prisionero en el Presidio de los Ancianos, y se mantuvo allí hasta que este fue entregado voluntariamente por la Reina Mara Sov a los Nueve, como un presente para mantener las paces con ellos y evitar conflictos, ya que según informes los Nueve estaban molestos con la intrusión de los cuervos de Uldren en las Calderas de Rea.

El regreso de Skolas

Una vez lo entregaron, los insomnes pensaron que nunca volverían a verlo pero lejos estarían de la verdad, Skolas nuevamente volvería a las andadas y de una forma totalmente imprevista, pues los Nueve decidirían ponerlo en libertad. Todo parece indicar que Xur fue el encargado de liberar a Skolas por mandato de los Nueve, el cual utilizando el idioma eliksni le informó sobre la voluntad de los Nueve, liberándolo y otorgándole un queche para facilitarle el llevar a cabo sus ambiciones.

Con todo esto Skolas se dio cuenta que no debió haberse conformado con convertirse en el lell de los Lobos sino debió haberse convertido en el kell de todo, el kell de kells. Ahora tendría nuevamente la posibilidad de alcanzar sus objetivos, devolver la gloria a los eliksni, traer la desgracia a sus enemigos, los guardianes que le habían arrebatado a la Gran Máquina, Variks que les traicióno y los insomnes que les habían traido la desgracia.

Skolas consiguió atraer la atención de muchos caídos, provocando la traición de la mayoría de los eliksni que habían jurado lealtad a la Reina en el Arrecife, además de intentar reclutar a las demás Casas. Y aunque Variks no compartía los métodos de Skolas, éste reconocía que sus ideales de unificación eran algo que los caídos necesitaban para volver a ser quienes eran antes.

Sin embargo el Arrecife no se quedaría de brazos cruzados e inmediatamente advertiría a los Guardianes sobre la amenaza que se concernía en el sistema. Fue entonces cuando diste caza a Skolas y a la nueva Casa de los Lobos para prevenir que se convirtiesen en una amenaza imparable para la Ciudad, pues si durante la Batalla de los Seis Frentes todas las Casas de los caídos luchando juntas significaron un gran peligro, había que evitar a toda costa que Skolar lograra su objetivo.

A lo largo de tus misiones perseguiste a los Lobos luchando contra los caídos en la Tierra, en la Luna y en Venus. Impediste que lograran hacerse con la Casa del Invierno y luchaste contra Taniks el Marcado, hasta que finalmente derrotarías a Skolas en Venus, persiguiéndolo por los Riscos de Ishtar hasta territorio de los vex, sitio en que finalmente sería capturado por los insomnes.

Skolas volvería a caer prisionero y posteriormente enviado al Presidio de los Ancianos, el cual abriría sus puertas a todos los Guardianes que estuviesen dispuestos arriesgar sus vidas luchando contra los prisioneros allí retenidos, a cambio de gloria y tesoros, siendo aquel lugar en el que Skolas encontraría su fin a manos de ti y tus dos compañeros.

Los demonios simbiontes y la SIVA

Luego de la derrota de Skolas la actividad de los caídos disminuiría, sin embargo una nueva amenaza surgiría relacionada a la Edad de Oro, la SIVA. Los líderes tecnoreligiosos de los caídos vieron en la SIVA un nuevo dios al que adorar mientras que los Demonios simbiontes vieron en ella una forma de unirse biológicamente a la tecnología que el resto adoraba, liberándose de las ataduras del éter y consiguiendo la evolución de su raza.

Así es como el sacerdote arconte llamado Aksis se transformó en un arconte primario, convirtiéndose en un dios para los suyos tal como lo haría un sirviente primario y también en el líder político de su grupo como lo haría un kell; ejerciendo el mando de los Demonios simbiontes junto a Vosik, su arcipreste y segundo al mando.

A esto hay que añadir el regreso del sirviente Sepiks, reconstruido utilizando también la SIVA, así como también la resurrección de Taniks el Marcado, haciéndose llamar ahora como el Perfeccionado. Pero a pesar de los enemigos, lograste detener el flujo de SIVA que ellos mantenían en las Tierras Pestíferas.

Luego permitiste descansar en paz a los antiguos Señores de Hierro controlados por esta nanotecnología, para finalmente dirigirte junto a tu escuadra hacia la guarida de estos líderes simbiontes. Una vez allí, acabaste con Vosik el arcipreste y Arkis el arconte primario, poniendo así fin a esta amenaza.

Posterior a estos sucesos, la actividad de los caídos cayó posiblemente a los niveles más bajos conocidos desde la Época Oscura. Reportes de la Vanguardia e informes aéreos de los Halcones confirman que los caídos han comenzado a abandonar el Cosmódromo, y no sólo eso, su actividad también ha disminuido en los demás planetas y lugares del sistema. Las Casas de los caídos están desapareciendo y el asedio de estos a la Ciudad parece que finalmente ha terminado. Sin embargo su presencia en el sistema no se ha acabado, ¿qué pasará con los caídos en un futuro? ¿volverán a emerger como una nueva amenaza o simplemente acabarán desapareciendo por completo?

Frente a esto cabe referirnos al Príncipe Uldren y la Casa de los Reyes. Uldren sobrevivió al combate entre insomnes y la Colmena para luego lograr encontrar la guarida subterránea de la esquiva Casa de los Reyes en Marte. Tras un plan de ataque, Uldren al parecer ha logrado acabar con su kell y reclamado su puesto ¿Será posible que veamos a Uldren como el nuevo Kell de la Casa de los Reyes, utilizándoles en el Arrecife como antiguamente hacía su hermana con la Casa de los Lobos? ¿Lucharemos en algún momento junto a los caídos contra enemigos en común? Esperemos saber un poco más del destino que tendrán los eliksni en Destiny 2, para el que cada vez queda menos tiempo.

Y por supuesto, que la Luz te acompañe, guardián.

Leave a Reply

2 Comentarios en "La historia de Destiny (Vol. 7): Los caídos"

Notificarle
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | más votado
Snewe
Colaborador

Por lo visto le debemos una a la reina Mara Sov. Sin ella quizas hubiera perdido la humanidad

DaaNiiMR7
Miembro

Yo creo que mas de una, y sospecho que sigue viva, que ella también pudo tele transportarse antes del ataque de Oryx

wpDiscuz